Alguien tiene que Decirlo 
Samuel Sarmiento
Al concluir un sexenio, los Presidentes dejan activos y pasivos que se pueden convertir en las fortalezas o en las futuras crisis económicas del siguiente periodo Constitucional.
Entre los activos que deja la administración de Andrés Manuel López Obrador es hoy México es la 12va potencia económica del mundo.
Si bien es cierto, que el manejo de la Pandemia del Covid-19 fue un desastre, que nos llevó a la peor crisis económica y de salud de los últimos 90 años y la pérdida de 13 millones de empleos, expresado así por el entonces, Secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), también es cierto, que en los últimos 4 años, el crecimiento promedio anual ha sido del 3.9%, lo que ha compensado la situación.
Por lo anterior, con AMLO, el crecimiento promedio anual ha sido del 1%, comparado con el 2% con Enrique Peña Nieto, 1.4% Felipe Calderón, 1.9% Vicente Fox y 3.6% Ernesto Zedillo.
Eso significa que con López Obrador hemos tenido el peor sexenio, en términos económicos, desde Miguel de la Madrid Hurtado.
Sin embargo, a pesar de la falta de crecimiento, otros países manejaron peor la economía, lo que nos permitió superar a España y Australia.
Tipo de cambio. Seguimos teniendo una de las monedas más fuertes del mundo. Hoy el tipo de cambio es de $18.1 por dólar, lo que significa que a lo largo de este sexenio el tipo de cambio se fortaleció 11%, pasamos de $20.4 a $18.1 por dólar, mientras que con Enrique Peña Nieto nuestra moneda se depreció 50% y con Felipe Calderón se depreció 21%.
Reservas Internacionales. Hoy tenemos las reservas internacionales más altas de la historia con 220,000 millones de dólares, un incremento del 27% a lo largo del sexenio, comparado con el 7% que crecieron con Enrique Peña Nieto y 135% con Felipe Calderón.
Tener sólidas reservas internacionales nos permite hacer frente a las crisis económicas internacionales, que implican ajustes en la oferta y demanda de divisas.
No obstante, en ambos casos (TC y Reservas Internacionales), el mérito no es el Gobierno Federal, sino del Banco de México, quien es un organismo autónomo desde abril de 1994 y que tiene una tasa de interés objetivo del 11%, comparado con el 5.25% en Estados Unidos, lo que nos convierte en un país atractivo a la inversión.
Comercio mundial. Somos el principal socio comercial global de Estados Unidos (la economía más grande del mundo), con un comercio de 345,000 millones de dólares entre los meses de enero a mayo del 2024, esto es 9% más que el comercio con Canadá y 54% más que con China.
Respecto de los pasivos que deja esta administración, el principal será las reformas Constitucionales, que seguramente se aprobarán antes de que termine este sexenio, dejándole las consecuencias (negativas o positivas), a la nueva Presidenta.
Otro factor de riesgo es la posible eliminación de los organismos autónomos, entre ellos, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), que ha permitido conocer a quiénes se asignan los contratos, los montos y las evaluaciones a las obras públicas.
Y finalmente, uno de los grandes pasivos de esta administración es el excesivo nivel de deuda pública (interna y externa), que se ubica en 16.5 billones de pesos y que un solo Presidente, López Obrador, la aumentó 49%.
Un elevado nivel de deuda puede presionar las finanzas públicas, incrementar los impuestos y provocar inestabilidad la economía, sólo recuerden la crisis de diciembre de 1994.
Por eso, le pregunto estimado lector: ¿cómo recordarás el sexenio de López Obrador?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *